chichen_itza_cb

Diversidad Cultural, descubrir otros estilos de vida viajando

Autor:

21 Oct , 2016  

Una de las maneras más placenteras de rendir tributo a las comunidades que se fueron perdiendo o, en el mejor de los casos, mutando, es el viajar para conocer sus costumbres, tradiciones; historias pasadas que tanto tienen para ofrecernos.

 

A partir del descubrimiento de América, con cuyos recursos y mano de obra explotados se benefició tanto la sociedad colonizadora, comenzó un inmenso intercambio cultural entre los continentes involucrados.

 

¿Qué es el turismo cultural?

El Turismo Cultural tiene diversas definiciones. Entre ellas, se especifica como aquel viaje turístico motivado por conocer, comprender y disfrutar el conjunto de rasgos y elementos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan a una sociedad o grupo social de un destino específico.

Según la “Carta del turismo Cultural” publicada por el ICOMOS en 1976, el turismo cultural es:

Aquella forma de turismo que tiene por objeto, entre otros fines, el conocimiento de monumentos y sitios histórico-artísticos.

Toda ciudad tiene un patrimonio cultural

Estrictamente, el patrimonio cultural es herencia propia del pasado de una comunidad, con la que vive en la actualidad y que se transmite a las generaciones presentes y futuras.

  • El mismo puede ser tangible: elementos materiales de valor monumental, artístico o simbólico de que los pueblos van elaborando o edificando a través de su historia y pueden ser observados, palpados y disfrutados en el momento actual. Ese concepto abarca todo tipo de objetos, muebles e inmuebles.
  • Por otro lado, el patrimonio cultural intangible se refiere a los valores no materiales como las técnicas de producción e intercambio, las crónicas y leyendas, los emblemas y las figuras históricas, las fiestas y ceremonias, las representaciones teatrales y musicales, entre otros.

rio

En busca del intercambio colectivo

En realidad, casi todas las actividades que se lleven a cabo durante ese tiempo de ocio pueden ser consideradas turismo cultural. El mismo busca el placer y el conocimiento, sin dejar de lado las playas y montañas, los paisajes y las comodidades que ofrezca un hotel.

Sencillamente es ser consciente de la importancia de conocer la historia, aprender de la cultura y disfrutar de su patrimonio en general. Y nada está más ligado a las raíces que las ferias y fiestas nacionales o las comidas típicas de cada región. Ahora que lo volvés a pensar, seguro ya viviste este intercambio cultural alguna vez.

No obstante, habitualmente se entiende como turismo cultural a aquel que tiene por objeto visitar los Bienes de Interés Cultural de la ciudad de destino. Y la única manera de hacerlo es mediante nuestro propio interés por viajar y aprender de los mismos. A veces basta con acercarte a hablar con los locales, que seguramente te presenten la oportunidad de trocar conocimientos.

 

Las tradiciones en Argentina

Argentina por ejemplo es uno de los países con mayor turismo cultural del mundo. La riqueza cultural, geográfica e histórica de este país sólo es posible de apreciar a través de sus destinos turísticos, su gastronomía, su arquitectura, sus tradiciones y todo lo que forma parte de “el ser de un pueblo”.

Tango-argentino

Ver bailar un tango como corresponde, compartir un mate y deleitar un buen asado, todo ello forma parte de la tradición y la cultura social y ni hablar si todo esto se disfruta con la bella arquitectura de las calles porteñas de fondo o los asombrosos paisajes que ofrecen todas las provincias.

 

A qué prestar más atención

Vayas donde vayas, es importante disfrutar de las artesanías, en especial si los procesos de creación permanecen intactos desde hace siglos y se trasmiten de generación en generación. Admirá las creaciones y edificios históricos, testigos mudos del desarrollo de la vida.

feria instrumentos originarios

Algo que siempre vas a recordar a futuro, como en medio de conversaciones casuales, van a ser las costumbres de cada lugar. Prestá especial atención a los hábitos que tienen, vas a poder diferenciar entre las actitudes aprobadas por la comunidad y las rechazadas, e inconcientemente vas a compararlas con las tuyas y las de tu sociedad. Estos conocimientos, no te los brindará ningún libro ni programa de TV.

Se dice que “no conocés un lugar si no probaste su comida”. Las propuestas son distintas de región en región y fusionan ingredientes prehispánicos con la influencia europea traída tras la conquista. Latinoamérica es la zona más rica, la más elegida para viajeros que realmente saben disfrutar de la vida.

 

¿Qué problemas podría traer el turismo cultural?

Una de las dificultades que puede presentar es un impacto negativo en la conservación del patrimonio. Es evidente que el cien por ciento de los turistas que viajen en busca de la playa y el mar no van a querer movilizarse a conocer edificios emblemáticos y yacimientos arqueológicos. No solo sería utópico, sino que probablemente sería trágico para su mantenimiento.

Este aspecto hay que tenerlo en cuenta al visitar especialmente ruinas o bienes muy antiguos ya que la tarea de sostenerlos y cuidarlos en el tiempo es tremendamente complicada y merece ser valorada.

chichen_itza_cb

Se trata más bien de empezar a ofrecer alternativas culturales, sin hacerle la guerra a lo habitualmente vacacional, evitando una sobreexplotación del turismo cultural que desemboque en la degradación del patrimonio en cuestión.

 

Qué se necesita para disfrutar del intercambio cultural

Lo ideal sería que el lugar cuente con rutas de acceso seguras para las personas, e instalaciones adecuadas como baños y estaciones de primeros auxilios o de servicio. Sin esto, probablemente la visita no sería aprovechada al máximo y no lo disfrutarías como se debe.

Disfrutar esto conlleva explicaciones de calidad donde una persona instruida sea intérprete para que el Patrimonio adquiera sentido y sea entendido por la audiencia. Nadie quiere pararse en un museo y no entender nada de lo que está viendo. Es súper importante que se interprete adecuadamente el Bien y que se transmita de manera apropiada con un discurso adaptado a las características de los turistas.

Entonces el aspecto más importante es el de educar, y las ganas de aprender y de conocer con entusiasmo. Esta ecuación siempre va a terminar fomentando el respeto y el aprecio por el objeto a conocer y fortaleciendo además la identidad de la propia cultura y de todas las demás.

 

Posts Relacionados

The following two tabs change content below.

Mercedes Rovira

Últimos posts de Mercedes Rovira (Ver todos)

Destinos

,