Lo dice la ciencia: viajar nos hace más felices que comprar objetos

Autor:

14 Apr , 2015  

¿Te acordás de esa vez que fuimos a …. ? Sin dudas, se trata de una pregunta que dispara una conversación interminable en anécdotas, lágrimas de risa y miles de recuerdos más. Y es que compartir experiencias y crear nuevos recuerdos es algo que asegura felicidad a las personas. Y no es invento nuestro sino que fue comprobado por la Universidad Estatal de San Francisco. Viajar por el mundo es una inversión a largo plazo, aunque tenga una fecha de inicio y de fin. No así los objetos que aseguran felicidad momentánea, un júbilo que empieza cuando usamos esa camisa que tanto queríamos, pero que se extingue con facilidad.

viajar

De este modo, estaríamos cimentando las bases de un futuro feliz al crear y recrear a través del recuerdo de experiencias. Comprar un paquete para pasar unos días “perdido” en la montaña es mucho más placentero que comprarse unos zapatos de taco aguja, que incluso nos hacen terminar la noche con los pies a la miseria.

Los científicos encargados del estudio comprobaron que una vez que se tiene lo que se quiere, se devalúa. Esto sucede en el caso de los objetos, que al ser comprados terminan por cumplir con la expectativa, la “calman” y por ello, pierden su valor. Por otro lado, esa misma campera que hoy está de moda, en un año la guardaremos en una caja, en el fondo del placard porque esta tela o ese color ya no se usan.

Por el contrario, la felicidad que se obtiene al recordar ese viaje con tus amigas o aquellas vacaciones en familia es inagotable. Siempre surgirá en tu mente un momento especial, algo de lo que reírse y con lo que sentirse a gusto. De modo que se trata de una inversión a largo plazo, para toda tu vida y que nadie podrá quitarte.

Por otro lado, otra Universidad de Estados Unidos, la Universidad de Cornell, en otro estudio, sostiene que las experiencias están menos sujetas a la comparación y evaluación social. No así los objetos, que de manera permanente pasan “por una examen” que los ubica en categorías de “mejor, peor, esta marca sobresale, etc.”. Las experiencias son de uno mismo y por eso no importa si otra persona nos dice algo de eso. Uno las vivió, las disfrutó y las llevará por siempre consigo.

Pero ¡ojo! Tampoco se trata de que dejemos de comprar cosas. “Los gustos hay que dárselos en vida”, dirían nuestros abuelos. A veces, después de una semana de terror o para alguna ocasión especial, buscamos e incluso necesitamos la satisfacción instantánea, comprando una linda cartera o un par de botas.  Pero yendo más allá, ¿qué mejor que comprarse ese jean que tanto querés en Tailandia? ¿O un collar en Venecia? ¡Así, se puede ¡matar dos pájaros de un tiro!

De modo que aquellos que quieran ser felices, ya saben en qué invertir: aventuras y experiencias de viaje. Parece que al fin, después de tanto preguntarnos cómo, hemos podido descubrir el secreto de una vida feliz.

Posts Relacionados

The following two tabs change content below.

Dante Llanos

Consejos para Viajar

,