Familia en aeropuerto

6 consejos para viajar en familia en estas vacaciones de invierno

Autor:

16 Jul , 2019  

Se acercan las vacaciones de invierno y las escapadas familiares son ideales para pasar tiempo con los chicos y disfrutar todos juntos. Pero, por más lindo que parezca leerlo, organizarse no es tan fácil y las cosas no siempre salen perfectas.

Por eso, desde BestDay te vamos a dar una serie de consejos y tips para que encares este receso escolar de la mejor manera y tomando todos los recaudos posibles. Sin más preámbulos, ¡arranquemos!

Consejo número 1: Planificar el viaje

La planificación es el paso más importante a la hora de encarar un viaje, lo ideal es que a los chicos no se les haga muy largo el recorrido. Por eso, si tu idea va a ser ir en coche, contemplá por lo menos una parada cada dos horas para descansar, estirar las piernas al costado de la ruta y tomar un poco de aire fresco. 

En cambio, si deciden viajar en avión, lo ideal es que los vuelos sean sin escalas y, en caso de tener, que sean cortas. Es importante también que los horarios sean acordes a la rutina del día a día, para así lograr que el jet-lag pase  más desapercibido. Que los chicos tomen los asientos de la ventana es una buena idea, para así contemplar el paisaje y mantenerse distraídos. 

Si el viaje es largo, te recomendamos que les lleves algo de entretenimiento. Ya sea tecnológico o a la vieja usanza, como juegos de cartas o revistas para colorear para poder aprovechar el rato.

También, la planificación de las excursiones que vayamos a realizar en familia deben ser cortas y dinámicas, para que no se aburran los más chicos. Y, lo más importante, siempre hay que contemplar horarios de siesta para que recuperen energías durante parte del día para así continuar con la aventura.

Vista desde avión
Vista desde avión
Autoría: RForcina (Flickr)

Consejo número 2: elegir el destino correcto

Para elegir un destino pueden optar por el sistema “embudo”, es decir, yendo de lo más amplio a más concreto, por ejemplo: ¿viaje nacional o internacional? Nacional, ¿costa o interior? Interior, ¿cultural o más activo? Activo. Con este ejemplo, lograrán ir de una decisión muy genérica hasta llegar a un destino “tipo” ya definido: un viaje nacional en interior y activo. 

Ya sea un destino nacional o internacional, todos tienen atractivos para los más chicos. Desde parques acuáticos, temáticos, hoteles con actividades o simplemente lugares en donde se reúnan diversas familias y se pueden conocer entre sí. Y es que sí, conocer gente de diversas culturas siempre es una experiencia enriquecedora de cualquier viaje y eso aporta mucho al crecimiento de los chicos.

La clave está en que sea un destino acorde a su edad y llamen su atención para que vayan motivados. Por ejemplo, una buena idea es introducirlos en el mundo de la aventura a través del snorkel y que disfruten del fondo marino o que tengan un acercamiento con la naturaleza en la selva, donde van a poder ver diferentes tipos de animales, tirarse en tirolesa o practicar deporte.

Aventura familiar
Aventura familiar
Autoría: P.A.C.A (Flickr)

Consejo número 3: armado del itinerario

Lo mejor en estos casos es realizar una tabla en Excel o en alguna aplicación móvil para poder armar un pequeño cronograma que tenga en consideración los días de viaje e ir descontando aquellos que se destinan a los viajes, traslados, etc.

Una vez ya tengamos esos días reales de estancia, iremos cargando las actividades que haremos, eligiendo la mejor información posible que hayamos investigado antes e ir depurando según lo que consideremos mejor para nuestra aventura familiar. Esto, claramente, es a gusto de cada familia. El número de actividades a elegir será el resultado de calcular los días que tenemos disponibles y la duración de las actividades elegidas, así, por ejemplo, en un viaje de 5 días podemos programar 3 actividades de día entero y 4 actividades de media jornada.

Planificando itinerario
Planificando itinerario
Autoría: Ubookr2 (Flickr)

Consejo número 4: el equipaje

Dependiendo de la edad necesitarás más o menos cosas. A la hora de hacer las valijas lo primero que tenemos que entender es si tenemos “libertad” de espacio físico o tenemos alguna limitación, bien sea por el tamaño de un maletero si viajamos en coche, por el peso si viajamos en avión, etc. 

Una de las mejores maneras de preparar el equipaje es hacer primero un listado con todo lo que necesitamos:

Ropa para toda la familia: tantas mudas como días viajamos y alguna más de emergencia siempre y cuando esto sea factible según la duración del viaje.

Calzado adecuado: en el caso del calzado, también en función de la duración del viaje, conviene llevar varios pares por cada miembro de la familia para evitar problemas como que algún par se moje o se rompa. El tipo de calzado dependerá también de la combinación del clima y el terreno en el que vayamos a movernos.

Botiquín de seguridad: este elemento es indispensable, sobre todo cuando viajamos con nuestros hijos. No olvidemos empacar el termómetro eléctrico, los medicamentos de uso común para cualquier eventualidad, repelentes contra insectos y también cualquier medicamento que sirva contra picaduras leves. 

En caso de viajar con bebés, el equipaje toma otra dimensión. Es que el volumen de lo que hay que transportar aumentará sustancialmente con elementos como el carrito (que se pliegue bastante para ahorrar espacio), pañales y toallitas, mamaderas, comidas o fórmulas, intercomunicadores para cuando el bebé está durmiendo en su cuarto, etc.

Equipaje en aeropuerto
Equipaje en aeropuerto
Autoría: Orbis Panama (Flickr)

Consejo número 5: el alojamiento

Para el momento de elegir en qué lugar nos alojaremos con nuestra familia, es importante decidir si lo haremos en un espacio “público” dónde compartiremos determinados lugares comunes con otras personas, o bien algo de carácter “privado”, donde la familia va a estar sola y unida en un mismo lugar. 

Si tus hijos son chicos, lo ideal siempre es el ambiente privado, para estar tranquilos y organizados, para esto es recomendable hoteles o habitaciones. En cambio, si ya son más grandes, no está mal vivir nuevas experiencias en hostels, no solo para abaratar costos, sino también para sociabilizar con otras familias.

Habitación de hotel
Habitación de hotel
Autoría: Elizabeth Backus (Flickr)

Consejo número 6: ¡disfrutar!

Un viaje en familia es muy diferente a hacerlo solo, con amigos o en pareja, pero eso no significa que no puedas disfrutar igual o más que antes. Ahora, vamos no solo a vivir grandes experiencias propias, sino que también vamos a poder hacerlo a través de los ojos de los más chicos, pudiendo contemplar los paisajes de otra manera y compartir grandes momentos familiares.

Todo se debe disfrutar y apreciar, son pocos los días que tenemos de receso y desde el primer momento de la planificación ya tenemos que estar de buen ánimo pensando en cuán bien lo vamos a pasar, ya que el viaje puede ser tan divertido como el destino. La idea primordial es que nuestros hijos estén entretenidos y disfruten cada momento del viaje. En este tipo de aventura, vamos a tener que aprender a entretenerse con un ritmo relajado para que los niños tengan tiempo de comer y descansar. Los días se terminarán antes y posiblemente hayas visto menos cosas, pero seguro que las vas a disfrutar con más tiempo.

Familia en aeropuerto
Familia en aeropuerto
Autoría: Thomas Hawk (Flickr)

Desde BestDay esperamos que estos 6 consejos para viajar en familia te sean de gran utilidad y, elijan la aventura que elijan en estas vacaciones de invierno, lo hagan sabiendo que nosotros siempre los vamos a acompañar.


BestDay, Consejos para Viajar

, , ,