Cabo Polonio: la frontera verde de Uruguay

Autor:

8 Ene , 2018  

A la hora de planificar un viaje, muchas personas eligen destinos en los que se pueda descansar del caos que se vive en las grandes poblaciones. Alejarse de las luces y los ruidos es la consigna principal de quienes buscan tranquilidad. Un destino perfecto se encuentra en la costa uruguaya, conocida por su vida natural y por estar alejada de las comodidades de una ciudad.

Al hablar de las playas uruguayas se pueden nombrar rápidamente las más famosas como Punta del Este, José Ignacio, Piriápolis. Y también aquellas que reciben muchos turistas pero que conservan más la vida de pueblo como La Paloma y La Pradera. Pero también en Uruguay existe un destino sin igual por sus reglas de convivencia, la forma de afrontar el día a día y su modo de explotar el turismo.

Ese destino se llama Cabo Polonio y se encuentra en el reconocido departamento de Rocha. Este destino turístico es un paraíso por su paisaje pero por sobre todo por la tranquilidad de sus playas y la paz sonora que se percibe en cada rincón. Es uno de los balnearios más elegidos por quienes buscan alejarse de la vida de ciudad y por quienes quieren realizar una experiencia diferente ya que en Cabo Polonio, no pueden ingresar vehículos ni existe la energía eléctrica para iluminar durante la noche.  

La falta de energía en este destino no es porque el tendido eléctrico aún no ha llegado, sino por una elección de sus habitantes que se han acostumbrado a vivir sin ella. La mayoría de las viviendas no cuenta con energía ni agua corriente, por lo cual las tareas y el día a día de los habitantes están marcados por la luz solar.

El crecimiento de Cabo Polonio

Cabo Polonio en Uruguay

Este pequeño poblado fundado como Cabo Polonio, comenzó siendo una aldea de pescadores que solo vivían de esta actividad. Con el correr del tiempo y con la llegada de los turistas, el poblado comenzó a explotar otras actividades como la elaboración de artesanías y todo lo relacionado a la actividad turística como hospedajes, visitas guiadas, vida de playa, etc.

Cerca de Cabo Polonio se encuentran dos conocidos y concurridos destinos turísticos como Valizas y Aguas  Dulces. Estas dos playas le dieron al pequeño poblado que originariamente era de pescadores, un flujo importante de turistas que querían experimentar aún más lo natural.

Con la cantidad de visitantes que llegaban a conocer el poblado, Cabo Polonio fue desarrollando poco a poco su actividad turística ofreciendo diversas opciones a quienes llegaban a estas tierras. Luego de ese desarrollo, el poblado pasó de ser una opción para realizar una visita guiada a ser un destino turístico capaz de ofrecer a sus visitantes las actividades y las comodidades necesarias para ser una elección de vacaciones.

Los atractivos del pueblo verde

Este pueblo denominado verde por su ahorro de energía y por la prohibición del ingreso de vehículos motorizados al lugar, se caracteriza por sus hermosas y anchas playas. La presencia del faro de Cabo Polonio ilumina los locales de artesanías, restaurantes y bares que se viste de velas y grandes faroles que aportan la luz necesaria para disfrutar de una noche especial.   

Sin la presencia de las comodidades de la ciudad, pero con un paisaje único, Cabo Polonio es uno de esos destinos en el mundo que enamoran y relaja a toda persona que elige visitarlo. Y donde muchos turistas han elegido quedarse para siempre.

Las estrellas iluminan las noches de fiesta en la playa

Faro en Cabo Polonio

 

El momento más esperado por los turistas que visitan Cabo Polonio es la noche. Cuando cae el sol, la oscuridad se apodera del pueblo que resiste a no ser visto ya que miles de estrellas alumbran de forma tenue la fachada de las viviendas y los rostros de todos aquellos que disfrutan del aire libre.

Pero no solo las estrellas iluminan la noche del cabo, también el histórico faro muchas su fuerte luz cada doce segundos. Son tan especiales las noches en este poblado que a medida que los ojos de los turistas se acostumbran a la falta de luz artificial, el sentido que prevalece es el sonoro ya que se escucha en sonido de instrumentos entre ellos la inconfundible guitarra que acompaña las mejores letras para disfrutar de la noche.

Es también durante la noche que en algunos lugares autorizados se prenden algunas pequeñas fogatas que reúnen a cientos de turistas. Junto al fuego, se pueden cantar innumerables canciones y escuchar de la mano de lugareños, una rica cantidad de anécdotas y leyendas.

Datos a tener en cuenta para viajar

El camino para llegar: para poder arribar al cabo hay que acceder en el km 264.5 de la ruta 10. A este punto se puede llegar en vehículo y en autobús desde Montevideo, la capital uruguaya. Una vez allí, dado que el cabo está en un terreno protegido, solo se puede llegar a pie (6 km), a caballo, o usando un servicio de camiones comunitarios.   

Hospedaje: Tanto si la visita al cabo es con amigos o en familia, la mejor opción es alquilar una cabaña. Las mismas cuentan con las comodidades básicas que permiten disfrutar de la naturaleza.

Destinos

,