Picos nevados, Torres del Paine, Chile

Ciudades de Sudamérica: 3 destinos con historia y paisajes únicos

Autor:

3 Feb , 2019  

Las ciudades de Sudamérica también son una opción a la hora de tomarse un descanso de la rutina. Si te gusta conocer nuevas culturas y la historia de las metrópolis, BestDay tiene 3 destinos para recomendarte y que son cita obligada para cualquier persona que se considere viajero del mundo.

Porque no solo te vas a nutrir de nuevas costumbres, sino que también te vas a maravillar con paisajes atípicos y también vas a poder dar rienda suelta a tu espíritu aventurero o pasión por la fotografía. Por eso, sin más preámbulos, ¡comencemos un viaje bien sudamericano!

Torres del Paine, Chile

Comenzamos el recorrido por Chile, en una ciudad ubicada en la Patagonia trasandina ideal para los amantes del vértigo y el trekking: Torres del Paine. Este destino posee uno de los entornos naturales más increíbles de América del Sur para realizar senderismo, por lo que es motivo de reunión de personas de cada rincón del mundo.

El Parque Nacional de las Torres del Paine consta de una superficie de 227.298 hectáreas y nos permite disfrutar de unas vistas de cumbres nevadas en sus picos más altos, incluso en verano. La fauna y flora del lugar es capaz de dejarte sin aliento, los paisajes naturales que vas a ver no tienen comparación alguna, los lagos en las Torres del Paine cambian de color dependiendo del origen de sus aguas (sí, real). Además, si tenés suerte, por ahí te podés cruzar con algún ñandú o un zorro, que tan poco acostumbrados estamos. Para lo que no vas a necesitar suerte es para maravillarte con el vuelo de algún que otro cóndor planeando por los cielos, su mejor arte.

Ahora sí, si te apasiona la aventura seguramente este destino lo vas a visitar por su fama para el trekking. El macizo de las Torres del Paine se trata de una formación montañosa en la que delimitaron dos senderos básicos denominados “W” y “O”. Claro, las denominaciones se deben a la forma que siguen sobre el mapa. La “O” rodea todo el macizo por completo, y la “W” lo bordea por su cara sur. Incluso, la parte sur del sendero de la “O” es la “W”. Lindo trabalenguas te hicimos.  

Para aquellos que están incursionando en el trekking o que simplemente aún no se tienen mucha fe, les recomendamos recorrer el sendero de la “W”. Este tiene una longitud de 60 kilómetros y lleva alrededor de 4 días su recorrido. Los senderos transitan las faldas de las montañas y atraviesan los valles sorteando lagos y ríos. Tal como se lee: una belleza de lugar.

¿Con qué te vas a encontrar? Con la posibilidad de subir hasta las propias torres, bordear valles amplios y tranquilos, adentrarte en el maravilloso Valle del Francés y conocer el refugio de Paine Grande. Además, si continuás el recorrido a través del Lago Grey vas a poder asomarte y conocer el glaciar homónimo.

En cambio, el sendero de la “O” es mucho más exigente. Con sus 130 kilómetros de longitud (¡wow!) y sus 8 días promedio para recorrerlo a través de una ruta exclusiva por la cordillera, vas a poner a prueba tus habilidades y estado físico. Los Perros o el refugio Dickson son algunos de los pasos fundamentales del trayecto.

Si bien la diferencia más importante se da por la exigencia física, en ambos senderos vas a poder disfrutar de una experiencia auténtica y mágica, teniendo que cargar con todo tu equipo para acampar en las montañas y la comida para alimentarte durante los días en los que estés haciendo el gran trayecto. Las Torres del Paine, sin duda, un destino ideal para espíritus aventureros y perseverantes.

Picos nevados, Torres del Paine, Chile
Picos nevados, Torres del Paine, Chile
Autoría: malenama (Flickr)

Salar de Uyuni, Bolivia

De Chile viajamos a Bolivia, donde nos espera otro destino turístico dentro de las ciudades de Sudamérica que fascinan al mundo por su belleza (y a la vez simpleza) natural y su interminable desierto blanco, considerado la mayor explanada de sal continua que existe, que se extiende por 12.000 kilómetros cuadrados y se encuentra a más de 3.600 metros sobre el nivel de mar (¡súper wow!).

El Salar de Uyuni recibe la visita de más de 60.000 personas al año y lo convierte en una de las principales atracciones turísticas del país. Además, es un motor importantísimo para la economía boliviana, ya que de él se extraen anualmente unas 25.000 toneladas de sal y se encuentra la mayor reserva de litio del mundo.

Sin embargo, su mayor fama proviene del fenómeno, el que logra que su superficie refleje a modo de espejo perfecto las nubes del cielo, un espectáculo solo posible de ver entre los meses de enero y marzo, cuando el salar se cubre de una ligera capa de agua por la temporada de lluvias.

Para entender esto, hay que remontarse muchos años atrás, cuando el lugar solamente era un lago de agua salada. El Tauca, el lago más reciente, estaba aquí hace unos 11.000 años. Con la evaporación del agua solo quedó la sal que se ve hoy en día, dispuesta en unas diez capas diferentes de entre uno y diez metros de grosor.

Igualmente, de mayo a noviembre podemos disfrutar del destino en la estación seca, cuando el salar se convierte en un desierto árido, blanco y liso, donde la cristalización de la sal crea dibujos geométricos en la superficie.

Por último, toda visita al salar suele incluir una parada en la isla de Incahuasi o en la isla del Pescado, pequeños montes compuestos por corales petrificados y repletos de cactus desde donde se obtienen vistas de toda la inmensidad del salar.

Efecto espejo, Salar de Uyuni, Bolivia
Efecto espejo, Salar de Uyuni, Bolivia
Autoría: Manuel Romarís (Flickr)

Machu Picchu, Perú

El último destino elegido es el conocido Machu Picchu, que significa montaña vieja, en Perú. Esta impresionante ciudad incaica se encuentra a unos 2.360 metros sobre el nivel del mar y posee un paisaje repleto de murallas, terrazas y rampas que dan la sensación de haber sido esculpidas sobre la misma roca, inmersas en un maravilloso entorno natural de montañas, acantilados y verde esmeralda de la floresta amazónica.

Actualmente, es considerada patrimonio cultural de la humanidad al ser reconocida como importante centro político, religioso y administrativo de la época incaica y una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno, que permite recrear a través de sus templos, palacios y escalinatas, la historia Inca.

Esta ciudad se encuentra dividida en dos grandes sectores: el agrícola, que comprende una vasta red de andenes o terrazas artificiales, y el urbano, formado por diversas construcciones y plazas entre las cuales destacan el Templo del Sol, Templo de las Tres Ventanas, el Templo Principal y el Templo del Cóndor.

La temperatura es ideal para todo tipo de actividades, ya que Machu Picchu se encuentra en una zona tropical, la misma oscila entre los 6.2° y 29.5° y sus meses más lluviosos son de noviembre a marzo.

Si te gusta la fotografía, las montañas de Huayna Picchu y Machu Picchu son ideales para conseguir panorámicas de todo el complejo arquitectónico y maravillar a todos tus amigos compartiendo el paisaje en tus perfiles.

Amanecer en Machu Picchu, Perú:
Amanecer en Machu Picchu, Perú
Autoría: Andrés García Avila (Flickr)

Después de una rápida mirada por estas ciudades de Sudamérica, esperamos que hayas podido decidirte por uno de los tres, aunque si entraste la duda, es entendible también. La elección que prospere, sin importar cuál de ellas sea, va a ser acompañada por BestDay. Ponete cómodo y mirá las opciones que tenemos para vos haciendo click acá.




BestDay, Consejos para Viajar, Cultura