Conocé las propiedades de las aguas termales

Autor:

7 Abr , 2015  

“Dime como te preparas para las épocas frías y te diré quien eres”. Sin dudas, decirle adiós a las playas es algo que la mayoría de las personas quisiéramos evitar, pero  por suerte los escenarios argentinos no dejan de ponerse hermosos con el frío y sorprenden con sus propuestas para que  el otoño y el invierno no pasen sin penas y sin gloria.

Para algunos, los centros invernales de esquí son la alternativa perfecta. Pero hay otros menos osados que prefieren el relax y no tanta adrenalina. Sin embargo, tampoco quieren perderse del contacto con la naturaleza. Entonces, la cave está en los complejos termales, distribuidos en diferentes destinos argentinos. ¡Conocé las propiedades de las aguas termales  y los lugares en donde podrás disfrutar de unos increíbles días de descanso!

aguas termales

Santiago del Estero

Las termas de esta provincia se encuentran en boca de todo el mundo: las Termas de Río Hondo cubren más de 12 kilómetros y cuentan con más de 100 napas de agua, razón por la cual se la puede encontrar a diferentes temperaturas y con numerosas propiedades. Las termas se originan gracias a las intensas lluvias en el cordón del Aconquija en Tucumán y luego bajan a la tierra en diferentes niveles. En ese camino, van incorporando minerales y sales de todo tipo. El agua es alcalina, bicarbonatada, clorosolfatada y ferruginosa, por lo que no sólo resulta ideal para alcanzar un estado de pleno bienestar, sino también para curar afecciones corporales.

Mendoza

Conocida como la tierra del sol y del buen vino, también cuenta con complejos termales exclusivos, poseedores de unas cualidades únicas. El agua proviene de deshielo y por eso resulta rica en minerales. Con temperaturas que oscilan entre los 35°C a 50°C, el agua de las termas de Cacheuta en Luján de Cuyo son ideales no sólo para mejorar el aspecto de la piel sino también para relajar el sistema motriz y el respiratorio.

Entre Ríos

Provincia de carnaval, también  sabe cuando poner una pausa y ofrecer relax al viajero. Bendecida con aguas termales, a lo largo y a lo ancho, ofrece diferentes puntos para pasar días sumergidos en placer.

Uno de los lugares más famosos es Federación, ya que sus termas son las primeras de la zona litoral en ser explotadas. Pero además, el complejo está situado a orillas del lago Salto Grande, por lo que el paisaje resulta muy pintoresco.

Sin embargo, no hay que dejar de a las termas de Colón y Chajarí. Esta última descubierta en el año 2000 pero que ya se encuentra a la altura de cualquier producto turístico de calidad.

Salta

Ubicada en el norte argentino, Salta La Linda cuenta con sus propias termas. Ubicadas en Rosario de la Frontera, el complejo está rodeado de un entorno natural único, que predispone para el descanso. A eso se suman los 9 chorros de agua que emanan para ofrecer armonía y equilibrio a los viajeros. Estas variedades son constanza, laxante, potable, ferruginosa, palau, salada, silicosa, sulfurosa y zarza. Cada una de ellas sirve para aliviar alguna dolencia en particular, por ejemplo la palau está recomendada para el reuma.

De este modo, un viaje turístico a los complejos termales argentinos es mucho más que un paseo: es la excusa perfecta para disfrutar del turismo de salud y regresar como nuevo.

 

Consejos para Viajar

, , ,