Disfrutá Mar del Plata en temporada baja

Autor:

24 Mar , 2015  

¿Mar del Plata en esta época del año? Que si es verano, hay mucha gente, que si es invierno el mar está frío y el clima no acompaña. Hay quienes creen que pueden encontrar argumentos para “derribar” la magia de la ciudad.

Sin embargo, resulta imposible pensar que cualquier excusa logrará disminuir la gracia de encontrarse frente a la inmensidad de ese mismo mar y la tranquilidad de sus playas. Y además, si se sabe mirar un poco más allá, se podrá ver que no hay sombrillas y reposeras por doquier, sino el espacio vacío, la extensión de la arena toda para nosotros. Entonces, cabe preguntarse de nuevo ¿realmente es posible pensar que en algún momento del año, lejos de la gloria veraniega, Mar del Plata deja de lucirse? La respuesta es negativa. De modo que ¡disfrutá Mar del Plata en temporada baja!

Mar del Plata

Para muchos, el verdadero encanto de “La Feliz” se disfruta en esos tiempos en que no está abarrotada de turistas, como “en pose” por satisfacerlos y casi intransitable, sino cuando corren épocas tranquilas y se puede vivir el auténtico espíritu de la ciudad.

Con frío o calor, el abanico de opciones se despliega sin penas y con gloria, lo único que cambia son las propuestas. Están los sitios tradicionales y las  actividades que permiten disfrutar de lo típico de Mardel: el Casino Central para los adultos, la gigantesca escultura del lobo marino, una postal tradicional del destino y que a los chicos les gusta mucho, el Museo de Ciencias Naturales con sus fósiles y su acuario, entre otras cosas. Por supuesto, nadie puede negarse a una visita al Puerto, en donde se puede percibir el pulso cotidiano de carga y descarga de pescado fresco. Si nos atrevemos a ir un poco más allá, se puede avistar a los lobos marinos, tranquilos descansando en las rocas. Asimismo, un paseo por el Bosque Peralta Ramos te regalará extensas hectáreas de tranquilidad y confort.

Por otro lado, la grandeza de la gastronomía, de los exquisitos maricos y pescados preparados en el puerto, está presente siempre. No hace falta elegir un mes determinado para entregarse a los placeres culinarios. Los restaurantes están allí todo el año para ofrecer un refugio para las familias y amigos, para convertirse en “sedes” del encuentro y el intercambio. Y para continuar, están los cafés y confiterías para prolongar los buenos momentos, café, alfajores, churros y chocolates de por medio.

Los espectáculos nocturnos y los entretenimientos infantiles nunca “pasan de moda”: sólo cambian la temática o el lugar de desarrollo, según se quiera hacer frente al frío o el calor, según se quiera tomar la playa o el teatro como escenario. Las calles Guemes y Alem se convierten en la pasarela de jóvenes que buscan divertirse con amigos así como familias que quieren disfrutar de algo rico y de quienes no pueden resistirse a las compras.

Y regresando al comienzo de todo, ¿Mar del Plata en esta época del año? Sí, en esta época y en cualquiera. Una ciudad tan linda y tan feliz siempre tiene un as debajo de la manga para sorprender  a los viajeros.

Destinos

, , ,