La elegancia mendocina en viñedos

Autor:

12 Ago , 2015  

Mendoza es conocida por ser la tierra del sol y del buen vino. Sin embargo, esta frase no logra expresar la impactante escena que conforman los viñedos, fieles compañeros de ruta, hermoso preámbulo de un paisaje que se va agigantando hasta desembocar en un grandioso cordón montañoso.

Hay que ir allí y dejar que el viento nos despeine un poco y que la elegancia mendocina de los viñedos nos seduzca con su encanto.

Si bien el turismo enológico en Mendoza no es una casualidad  ya que es una de las piezas fundamentales de la economía de la provincia, sus 130 establecimientos funcionan siempre a la manera de una sorpresa: no hay dos iguales y cada uno tiene ese “no sé qué” especial que los hace especiales, y que también hace que uno no se conforme con visitar sólo un establecimiento viñatero.

La elegancia de los viñedos mendicinos - BestDay.com.ar

La mayoría de las bodegas fusionan tres placeres para el viajero: por un lado, aprender sobre la historia y el proceso de trabajo que va desde los viñedos hasta el vino en nuestra mesa.

En segundo,  la degustación de diferentes varietales acompañados de alimentos deliciosos y perfectos para maridar. Y por último, el almuerzo en el restaurante de la bodega, con platos típicos de la zona, acompañados por supuesto de la especialidad de la casa: los vinos.

Asimismo, las bodegas suelen contar con un sitio en donde adquirir productos para armar una mesa completa: vinos, fiambres, aceites, aceitunas, entre otros.

La provincia posee diferentes condiciones climáticas así como geográficas, lo que da lugar a la excelente variedad de sus vinos. En algunos lugares como la zona alta del río Mendoza, el protagonismo lo tiene el Malbec. En cambio para la zona del Valle de Uco, los vinos ácidos son la resultante.

La elegancia de los vinos mendocinos - BestDay.com.ar

¿Cuáles son las bodegas más visitadas?

Trapiche

Es un nombre conocido en Mendoza por sus más de 130 años de trayectoria. Se la reconoce como pionera en muchos aspectos que luego fueron incorporados por otras bodegas, como por ejemplo la introducción de cepas francesas o la importación de las barricas francesas de roble. Está situada en Maipú, lo que explica ese paisaje soberbio que rodea a los viñedos. La arquitectura de las instalaciones también acompaña el escenario: su estilo florentino que data de 1912 es una verdadera exquisitez.

Navarro Correas

Es otra de las bodegas elegidas por los viajeros. Su historia se remonta al año 1800, época en que un miembro de la familia Correas decidió incursionar en este mundo. Sin embargo, muchos años después cuando sus productos se empezaron a comercializar bajo la marca con que se los conoce actualmente. La bodega está situada en Godoy Cruz y ofrece diferentes propuestas para degustaciones y recorridos por los lugares en donde reposan los vinos.

 Nieto Setenier

Ubicada en Luján de Cuyo, su historia se remonta al año 1888. 400 hectáreas distribuidas en 3 fincas son el escenario para unos vinos excepcionales y muy bien cuidados. Su casona histórica es el remate perfecto para este lugar de larga data.

Por supuesto que Mendoza alberga más opciones para hacer visitas. Al elegir los establecimientos, puede convenir hacerlo de acuerdo a la ubicación de nuestro hotel o la disponibilidad de transporte con la que contamos. Pero una cosa es segura: visitar las bodegas es algo de lo que no querrás perderte. ¡Aprovechá los paquetes turísticos de BestDay  y conseguí excelentes precios!

Destinos

, , , , ,