Mar del Plata, sacale provecho a tu fin de semana largo

Autor:

6 Oct , 2016  

Para que el próximo finde largo no te agarre desprevenido existe una opción bastante viable y económica para luchar contra el sedentarismo y salir a conocer un poco más de nuestras provincias.

 

Lo primero que necesitamos saber es que, si no te gusta la playa, en Mar del Plata siempre hay algo más para hacer y conocer.

La Perla del Atlántico

La Ciudad de Mar del Plata posee una infraestructura turística muy completa, para que se den una idea, recibe en temporada entre dos y tres millones de visitantes: esto son dos veces más de la cantidad total de habitantes.

Para cubrir semejante demanda cuenta con nada menos que 56.771 alojamientos hoteleros. Igualmente, lo mejor es hacer las reservas con la mayor anticipación posible para no estar a las corridas a último momento.

Foto con la mascota del equipo

Como en todos los centros turísticos, hay lugares que no se pueden dejar de visitar. Uno de ellos y el de mayor prioridad, es el monumento al Lobo marino, una escultura de José Fioravanti que pasó a ser el mayor símbolo de Mar del Plata.

lobo marino

 

Nadie que haya pisado las playas de Mar del Plata se fue sin una foto con el lobo marino, es un clásico. Si no la tenés no fuiste, y seguramente pases a saludarlo siempre que vuelvas.

“Biarritz Argentina”

La opción más obvia para ir durante el día (y por qué no también durante la noche) son las playas. Cuenta con una gran cantidad, ya que el litoral marítimo se extiende por más de 28 km, pero las más recurridas actualmente son las ubicadas al Sur de la ciudad y las del Centro.

La playa visitada ya por tradición y que no deberían dejar de conocer es La Perla (Punta Iglesias). Lugar conocido por ser donde se suicidó Alfonsina Storni. Ahí encontrarán un monumento realizado por Luis Perlotti, tallado en piedra y acompañado por los versos de uno de los poemas de Alfonsina.

MONUMENTO Homenaje_ Alfonsina  Storni _ 094

 

Entre las más asistidas están también la Playa chica y Bahía Varese. Entre todas cuentan con una gran cantidad de guardavidas (550 en total), así que no saber nadar no es excusa para aunque sea mojarse los pies un rato. Estamos a salvo.

La leyenda del Torreón

Por otro lado, en la destacada playa la Bristol, se encuentra el Torreón del monje. Otra visita obligada, ya que es Patrimonio Histórico Nacional. En el Torreón funcionan actualmente un restaurante, una confitería, una sala de exposiciones y un mirador.

Se trata de un edificio de influencias medievales, tanto en su arquitectura como en la costumbre de añadirle una pisca mítica a las cosas. Cuenta la leyenda que en noches de luna llena se oye el galopar de un caballo y se ve en lo alto de la torre la figura de una hermosa mujer morena vestida de blanco…

torreon

 

Una tarde con “ese amigo del alma”

Al momento de merendar nada mejor que conocer los mejores churros de la costa atlántica, y estos los podés conseguir en Manolo, un lugar legendario de Mar del Plata. Y si no sos amante de los churros, también hay diversas comidas y postres con sabores exquisitos para que igualmente pases un buen rato.

Caído el atardecer, un buen plan podría ser visitar la Plaza del Milenio. Este se encuentra sobre el Boulevard Marítimo de la ciudad, frente al casino. Su característica principal es la gran fuente de cuarenta metros de diámetro que se encuentra en el centro de la plaza.

Esta fuente tiene aguas danzantes programadas, las cuales van al ritmo de seis canciones de Lito Vitale. De hecho, estas seis canciones fueron compuestas especialmente por él para este fin.

Aguas-Danzantes-fontanas

 

Apostando por La feliz

Una vez que escuchamos las 6 canciones de Lito podemos ir a probar suerte al casino que está justo enfrente. Algunos dirán que el destino los llevó, pero la fuente fue la excusa y sabíamos que íbamos a terminar en este lujoso casino desde que salimos de Buenos aires.

El Casino de Mar del Plata es considerado uno de los más grandes del mundo por su extensión. La entrada es gratuita y, para darnos una idea de su gran tamaño, en su interior aloja el Teatro Auditórium Centro Provincial de las Artes, en el cual se realizan diferentes eventos entre los que se destaca la entrega de los premios Estrella de Mar.

Si no te fue bien en el casino, blasfemaste demasiado y sentís culpa, no te preocupes, podés visitar la Catedral de los santos Pedro y Cecilia para compensar y equilibrar la balanza del pecado. Esta iglesia con arquitectura neogótica fue declarada Patrimonio Histórico Nacional y en su altar mayor se encuentran reliquias como un trozo de la cruz de Cristo.

 

El movimiento noctámbulo de mardel

Para los que disfrutan más de la vida nocturna, Mar del Plata cuenta con varias discotecas ubicadas por zonas. Los boliches bailables más concurridos, como Chocolate y Sobremonte, están cabeza a cabeza con los pubs rockanrolleros característicos de la población local (Vinoteca Perrier, GAP). Es cuestión de elegir el estilo que más te guste y probar.

En Playa grande, Avenida Constitución y el centro de la ciudad hay cantidad innumerable de bares, pubs, restos y boliches donde podes salir a tomar unos tragos con amigos y ver bandas en vivo.

Pero si tenés ganas de una salida más tranquila ni lo pienses y visitá el imponente Teatro Colon de Mar del Plata. Mardel es más conocida por su vida nocturna y gran oferta de espectáculos, que por sus playas.

Los mandamientos de Mar del Plata

En resumen, sólo si sos portador de una foto encuadrada con el lobo marino, si pisaste el casino y te mojaste los pies en la playa, y por supuesto, si comiste un churro en Manolo, podés decir que conocés Mar del Plata. Serían como los mandamientos de la ciudad, y estos sí da gusto cumplirlos.

Después de visitar todos estos lugares, podés comprar una remera con el nombre de la ciudad.

Y lo mejor de todo, es que sólo se encuentra a 400 km de Buenos Aires. No más de 5 horas de viaje, contando la parada segura que en el Atalaya para abastecerte de una gran cantidad de alfajores.

 

Destinos