Muy cerca del cielo en Salta

Autor:

4 Nov , 2014  

bestday-salta-nubes (3)

Muchos de nuestros lectores deben haber visto el spot televisivo donde se dice que “Salta es tan linda que enamora”. Más allá del tinte comercial y promocional de la misma, debemos decir que es cierto. Salta enamora y siempre lo ha hecho, por su música, su cultura, sus bellos lugares. Hoy comentaremos acerca de una de las atracciones que nos elevará muy cerca del cielo en Salta.

Ideal para los románticos, o para aquellos exagerados que quieren llegar a lo más alto posible. El famoso “Tren a Las Nubes” es un icono turístico salteño y argentino por excelencia.

Cuenta la historia que en 1971, dos camarógrafos invitados por el Gobierno a un viaje promocional, pidieron al maquinista que hiciera una descarga de vapor. La foto tomada allí dio el nombre con el que se lo conoce hoy. La imagen que captó la nube comenzó a darle vida a este medio de transporte que recibe a miles pasajeros año a año.

bestday-salta-nubes (1)

El recorrido representa unos 434 kilómetros a una altura de 4.200 metros sobre el nivel del mar. Innumerables son las postales instantáneas que se verán desde sus butacas y, que al mismo tiempo, quedarán grabadas en la mente de sus pasajeros. Cada una de ellas, lograda simplemente por la naturaleza exquisita del hermoso norte argentino.

A volar con la imaginación

“Voy llegando, por el tren del cielo” canta Soledad Pastorutti en un tema que hizo muy conocido. No solamente por la letra, sino por el audiovisual que la acompañaba. Ella, una cantante popular, se sintió muy cerca del cielo en Salta y así logró que sus paisajes se conocieran aún más. “Vuelan los que pueden volar con la imaginación” es otra de las frases que refleja con exactitud, lo que logra este tren en cada uno de sus viajeros.

bestday-salta-nubes (2)

La locomotora encabeza una fila de 10 vagones que pueden albergar a 468 pasajeros, y viaja a 35 kilómetros por hora. 17 estaciones, curvas, 21 túneles y 29 puentes son atravesados por esta máquina que se mezcla entre el paisaje y el olor a coca, elemento vital para “no apunarse” (técnicamente es la falta de oxígeno por la altura).

Una mezcla de excelente ingeniera con una belleza natural incalculable, comienza su viaje en Salta hasta el viaducto de Polvorilla. Allí accede a valles, quebradas y a las estaciones donde todo el mundo camina lento, por el “apunamiento” o el “mal de montaña”. El punto de llegada es uno, y San Antonio de los Cobres el otro.

El Tren a las Nubes, posee bar, restaurante, cabinas telefónicas, además de una sala con primeros auxilios. En 1921, Richard Maury ingeniero de Estados Unidos lo comenzó terminándolo en 1948 cuando se unieron las vías al pie del volcán Socompa.

Destinos

, ,