Portada nota - Lima

Mini guía para hacer una visita de 3 días fugaz e inolvidable a Lima

Autor:

8 Sep , 2018  

3 Días en Lima pueden concentrar de una manera muy atractiva para el viajero las bondades más relevantes que encierra un lugar así. Son múltiples las facetas a destacar, pero si es necesario establecer una selección para una estancia breve, lo tenemos claro: cultura, comida y paisaje.

Día1: Un poco de componente histórico

Lima - Plaza de Armas

Plaza de Armas (Lima, Perú)

Autor: Diego Delso

Zona centro

La primera toma de contacto con la capital pasa por adentrarse en su casco histórico, lo mejor de Lima.

Se encuentra situado en la plaza de Armas de Lima, zona emblemática por tratarse del lugar donde Pizarro erigió la ciudad. Un hermoso espacio donde familiarizarse con la identidad y el carácter risueño de sus habitantes.

La plaza está rodeada de un importante legado arquitectónico que encierra todo el trayecto histórico del que proviene la Lima actual.

Alarde patrimonial

En su mayoría los edificios que enriquecen este patrimonio provienen de los siglos XVI y XVII, y destacan entre ellos el Palacio de Gobierno, el Palacio Arzobispal o la Casa del Oidor.

Se trata de lugares de visita obligada si uno quiere empaparse del pasado limeño.

En esta misma línea, resalta la Basílica Catedral Metropolitana, cuya construcción data del año 1.535, consagrándose así como el templo más antiguo de la ciudad.

Gastronomía local y broche nocturno

Una vez agotado el paseo cultural por el centro, es posible que se hagan fuertes las ganas de comer algo. Lo ideal es estar predispuesto a conocer la gastronomía local, así que para ello la mejor opción es recurrir al mercado cubierto.

El mercado se encuentra en la espalda del Palacio Presidencial. Un lugar económico y con productos autóctonos.

Para cerrar el día es agradable dejar un espacio al descanso del viajero, así que la propuesta para la llegada de la noche se inclina por visitar el Circuito Mágico del Agua, que constituye el recorrido de fuentes de colores y luces más grande del mundo. Un símbolo de la capital y entorno para la relajación.

Día 2: La bohemia de Barranco

Lima - Barranco (Puente de los suspiros)

Barranco – Puente de los suspiros (Lima, Perú)

Fuente original Wikipedia

La inercia colonial

Para el segundo día cobra, especial importancia uno de los barrios de Lima donde se respiran grandes bocanadas de libertad.

Barranco es centro neurálgico para la bohemia. En él se agrupa una importante colección de edificios muy expresivos que datan de la época colonial.

Sin duda, una buena alternativa para continuar en lo característico del sitio y conocer qué visitar en Lima.

Un poco de playa

Tras esto, llega el turno de las playas cercanas al barrio. Las aguas del océano Pacífico en esta zona geográfica ofrecen tanto la euforia para practicar surf como la calma para permitirse un baño reparador.

Sin duda, una opción que servirá para abrir el apetito, así que lo recomendable es buscar mesa en el restaurante Costa Verde, muy próximo al lugar, con platos maravillosos frente al mar y representaciones de bailes tradicionales que no te dejarán indiferente.

Una forma de ocio recurrente

La llegada de la noche traerá consigo el apetito por el ocio nocturno, por lo que una agradable caminata hasta Bajada de Baños te llevará al lugar idóneo, donde se concentran espectaculares atardeceres, la fiesta de los bares e incluso conciertos en directo de música popular peruana.

Día 3: Miraflores y una visión moderna

Lima - Miraflores

Visión moderna de Lima (Miraflores)

Fuente original Wikipedia

La Lima actual

Finalmente, llega la última jornada en Lima, que estará orientada a conocer el famoso barrio de Miraflores, célebre por concentrar los índices más altos de nivel adquisitivo.

En él se despliega todo un escenario de posibilidades cargadas de buen ambiente y actividad incesante. El abanico de opciones es variadísimo:

  • Multitud de cevicherías donde poder sucumbir ante la gastronomía típica.
  • Los paseos idílicos por el Parque del Amor, que además incluye alguna que otra escultura memorable, como la de ‘El beso’.
  • Ir de compras en Larcomar, un centro comercial con increíbles vistas al mar.

Broche final

A su término, y si todavía resisten las fuerzas, cabe la tentativa de acercarse a la Huaca Pucllana, un yacimiento arqueológico en torno al cual de despliega una gran cantidad de restaurantes y bares en los que acabar la noche y estos 3 días en Lima.

Sin duda, se trata de un viaje intenso capaz de mostrar lo mejor de Lima y qué visitar en Lima sin perder nunca de vista la identidad del sitio, sus elementos propios y la idiosincrasia de los habitantes limeños, siempre entregados con el bienestar del visitante.

Perú