Ruta 66: la madre de todos los viajes de ruta

Autor:

13 May , 2015  

 

Así como en Argentina tenemos la Ruta 40, que cruza el país de punta a punta, en Estados Unidos también tienen su ruta madre. Si bien no se comparan en extensión, si en importancia para la historia y sus habitantes. Los románticos y los nostálgicos saben muy bien de qué hablamos: se trata de la Ruta 66. Es nada más ni nada menos que la madre de todos los viajes de ruta, aquella que sirvió durante mucho tiempo de escenario y conexión entre Chicago y Los Ángeles.

Ruta 66

La carretera surge para cumplir con el deseo de dos empresarios que querían unir ambos destinos, pero lo increíble no es esto sino los paisajes que se van convirtiendo en telón de fondo y que vamos dejando hacia atrás y hacia nuestros costados. Los colores van cambiando, las formas también y de un kilómetro a otro es posible encontrarse en el Gran Cañón o en el río Mississippi. O incluso, avanzando un poco más, nos encontramos con el Pacífico y sus playas en Santa Mónica.

La gloria fue suya alguna vez: en el año 1938 la Ruta 66 fue la primera carretera completamente pavimentada del país. El esplendor y la novedad pasaron y nuevas construcciones y carreteras desplazaron a la Ruta 66, casi como afirmando que lo antiguo pasa de moda. La ruta fue sacada del sistema interestatal de rutas en el año 1895 pero no por ello hay que dejar de pensarla como un emprendimiento importante para la época que dio vida a los lugares por los que pasaba y que hizo posible el desarrollo de muchos negocios. En aquel entonces era realmente novedoso y digno de mencionar cada vez que se tuviera oportunidad, el hecho de que la ruta atravesaba 8 estados y tres zonas horarias.

Aún hoy es posible “saborear” resabios de su gloria, por ejemplo haciendo una parada en algunas de las casas de comida y sentarse a disfrutar en un ambiente plenamente tranquilo. O bien, al transitar por aquí uno puede sentirse como una estrella ya que el lugar fue el escenario para el rodaje de numerosas películas. Por otro lado, cabe destacar que entre las cosas a las que invita a sumarse esta ruta es detenerse en alguno de los pueblos “abandonados” y relajarse, ver como pasa el tiempo y apreciar un ritmo diferente. En algunos de ellos, se puede escuchar música  country por los altavoces del pueblo.

Sin lugar a dudas, es el lugar favorito de quienes disfrutan de los viajes en carretera. Esta no es una calle cualquiera, es una señora ruta y viajar por ella es codearse con el pasado y con la historia. No será moderna, no será tecnológica, será de antaño. Pero después de todo ¿quién te quita lo andado?. Nadie puede robarte de las pupilas los panoramas asombrosos que la naturaleza nos regala. Eso si: antes de emprender el viaje hay que chequear cuáles son los tramos habilitados ya que no todos están disponibles. Que nadie te lo cuente: viajá a Estados Unidos y conocé de cerca a una de las rutas míticas de la historia del país.

Destinos

, , , , ,