Una aldea medieval en pleno corazón de Buenos Aires

Autor:

10 Jun , 2015  

Hay lugares que parecen sacados de un cuento y cuando los miramos, la vista apenas puede creer que verdaderamente estemos despiertos y no se trate de un engaño. Y del resto de los sentidos, ni hablar, ya que basta con mencionar que dichos rincones ponen la piel de gallina como para imaginar que se trata de algo magnífico y grandioso.

Argentina se caracteriza por tener estas obras de arte, pero la gran mayoría de ellas encuentran en la naturaleza su verdadero y único artífice. Sin embargo, la mano del hombre también muestra que puede hacer mucho, y más aún si se trata de hacer frente a una enfermedad y tener ganas de vivir.

Una aldea Medieval en pleno corazón de Buenos Aires

Se trata de Campanopolis, una aldea medieval en pleno corazón de Buenos Aires. Este atractivo turístico surgió hace ya algunos años, de la mano de Antonio Campana, un fallecido empresario del rubro gastronómico que cuando adquirió los terrenos, con fines agropecuarios, no pensó que estos iban a tener otro destino. Uno de ellos fue un basural, producto de que la Ceamse le expropió los lotes a Campana. Al cabo de unos años, él consiguió recuperarlos pero ahora con otros fines: dedicarse a la creación caprichosa, a la expresión sin límites de su imaginación que quería darle vida a todas las “chatarras” y objetos sin uso que Campana iba comprando y encontrando a su paso. No es un dato menor que para aquel entonces, el empresario había sido diagnosticado con un tumor, el pronóstico no era bueno y los plazos empezaban a acortarse. Sin embargo, la vida le dio pelea a ese panorama nefasto y decidió que iba a extenderse ¡por 24 años más!

La gente que conocía a Campana lo define como un hombre que compraba cosas “porque si” y los remates eran su debilidad: allí veía en las cosas, algo que los otros no podían ni siquiera avizorar. Y así es como, objeto tras objeto, fue surgiendo esta aldea medieval. Hoy en día, callejones y callecitas, castillos y casas son piezas centrales de un lugar que sorprende, estremece y enamora. Este sitio, que reproduce un estilo ecléctico y que es fruto de la libertad creativa de su dueño, sin maquetas, planos ni presencia de arquitectos, fue declarado de interés turístico y es una gran propuesta para conocer algo diferente durante unas vacaciones en Buenos Aires. Lo mejor de todo es que durante el paseo, la historia va de la mano del arte ya que Campana adquirió varias piezas de un enorme valor histórico y cultural, que van de lo más variado a lo menos imaginado: desde relojes de la estación ferroviaria de Retiro hasta una escalera de la Basílica de Luján.

Pero este no es sólo un espacio para contemplar desde lejos: es para vivirlo. Aquí se pueden realizar eventos sociales, incluso casamientos ya que cuenta con una capilla. Incluso algunos artistas famosos hicieron la presentación de sus discos, entre los cuales figura el grupo Maná. Otra de las alternativas para recorrer el lugar, y quizás una de las más tentadoras, es hacer un tour en helicóptero. Este paseo propone sobrevolar por alguno de los lugares emblemáticos de Buenos Aires, ya que el punto de partida es Puerto Madero luego por el delta y finalmente Campanopolis, que cuenta con su propio helipuerto. Sin dudas, la vista desde arriba es doblemente mágica y deslumbrante.

 Ahora bien, hay que estar atentos ya que las visitas se hacen con reserva previa. A sólo 30 kilómetros de la capital, en González Catán se encuentra esta maravilla urbana. Agendá este paseo en tu próxima escapada a Buenos Aires.

 Imagen: Flickr / Liga Eglite

Destinos

, , , ,