Viajar con niños, ¿es posible?

Autor:

28 Abr , 2015  

Sin dudas, las vacaciones familiares representan uno de los mejores momentos de nuestras vidas: poder compartir con nuestros hijos o sobrinos un viaje a un destino desconocido es algo que tanto para grandes como para chicos, implica un enorme placer. Risas, aventuras y adrenalina se convierten en “moneda corriente” en algunas familias. Aunque también tenemos por otro lado, a parejas que prefieren dejar de lado los viajes por temor, inseguridad o porque alguna vez han escuchado que no se puede viajar con chicos. Viajar con niños, ¿es posible?

Viajar con niños

Muchas personas creen que al agrandarse la familia, tienen limitada la “cuota de viajes” hasta que los niños crezcan y se hagan independientes. Esta idea será sostenida como bandera por algunos que, temerosos prefieren no cruzar el mundo con los chicos. Sin embargo, hay otros que, con un espíritu audaz, prefieren enseñarle a sus hijos el planeta maravilloso en que vivimos y así es como las aventuras de a dos, empiezan a sumar más miembros de la familia.

La realidad es que ambas posturas son válidas: no se trata de forzar a salir de viaje sólo por demostrar algo a alguien o quedarse en el propio destino sólo para que los demás crean que nos somos “unos locos”. Lo importante es que los padres dialoguen entre ellos y determine con sinceridad hasta donde llega su confianza, qué tan cómodos se sienten haciendo una u otra cosa. El objetivo es que con la decisión tomada, todos se sientan bien y lo que sea que decidan, lo hagan sin miedo y con confianza.

Eso si: al momento de planificar un viaje con niños hay que tener en cuenta algunas cuestiones: por ejemplo, considerar las edades que tienen y en base a eso, también elegir el destino. Habrá que informarse acerca de la situación sanitaria del lugar y analizar los riesgos.  La documentación es una obviedad pero no está demás recordarlo como un aspecto fundamental: todo al día y con las autorizaciones pertinentes.

Cuando se viaja con chicos, hay que tomar ciertas precauciones que antes, al viajar como adultos, tal vez no teníamos en cuenta o nos “daban lo mismo”. Por ejemplo, para abaratar costos, decidimos comer cualquier cosa o incluso saltear comidas. Con los chicos no se puede hacer esto. Ellos están en crecimiento y tampoco hay que forzarlos a que “aguanten”.

Otra cuestión a tener en cuenta es que en cualquier paseo que se emprenda, se recomienda contar con un botiquín de primeros auxilios, aunque sea muy básico. Hay que tener en cuenta que nuestra capacidad de resistir no es la misma que la de un menor y además, cualquier accidente, por mínimo que sea, trae malos momentos a toda la familia.

Y por último, un consejo que suelen dar quienes ya son experimentados en el tema de viajar con los pequeños de la familia es que hay que ser pacientes y tolerantes. No todos los panes van a salir como queremos. A veces tendremos que cancelar una visista, a veces no podremos acceder a ciertos lugares. La clave para pasarla bien es adaptarse y saber disfrutar de lo que está al alcance de nuestras manos.

Consejos para Viajar

,